Relevancia de del proyecto con respecto a su contribución teórica para futuras investigaciones
15745
post-template-default,single,single-post,postid-15745,single-format-standard,bridge-core-2.4.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-22.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.3.0,vc_responsive

Relevancia de del proyecto con respecto a su contribución teórica para futuras investigaciones

El presente estudio busca analizar cómo son los materiales educativos y que se transmite con ellos. Su finalidad es cuestionar si dichos materiales se ajustan a las distintas leyes y decretos donde se promulga el fomento de los valores de igualdad y respeto en el ámbito educativo. 

Las imágenes no son colores y formas, constituyen códigos construidos que transmiten ideas y  asientan pensamientos, por eso han sido usadas como armas más potentes que las balas en aquellos momentos en los que la propaganda era necesaria para elevar almas y conseguir adeptos. Poseen, por tanto, el poder  de modificar el pensamiento, de hacer creer a unos que los otros eran otros, y en la actualidad son el motor de un negocio que mueve billones de euros, la publicidad.

Estas conciencias construidas influyen en nuestra conducta, en nuestra forma de hablar, en cómo nos relacionamos o nos vestimos y en qué comemos. Pero, sobre todo, repercuten en lo que pensamos y en lo que votamos.

Hoy en día esto es más plausible si tenemos en cuenta que el concepto de ciudadano ha sido sustituido por el de cliente. La mayor parte de la información que recibimos se presenta en formato visual o audiovisual y procede de lo que llamamos medios, por eso se construye el imaginario social en base al toro de Osborne, a la película Jamón Jamón o al anuncio de Cacharel. Las distintas representaciones adecúan nuestros comportamientos. 

De este modo, deseamos lo que no queremos y consumimos de forma atroz incluso a las propias personas. Si las imágenes tienen este poder … ¿Cómo no son objeto de análisis para evitar que propaguen ideología?

Poseo formación en artes visuales, así que mi campo construye realidades. En muchas ocasiones, trabajo con la mentira para hablar de la verdad. 

Hace años desarrollé un proyecto denominado I.E.N.A.S. donde se reflexionaba sobre la semántica y la construcción social del lenguaje en torno a las imágenes que la publicidad, los mass media y los usuarios vuelcan en internet, sirviendo de análisis sobre cómo el mundo digital y el intercambio de información elaboran de manera global el significado de los significantes de determinados conceptos relacionados con el género y las tradiciones socioculturales en países de la Unión Europea. Utilizando una metodología cuyas raíces son la observación y la aleatoriedad, llevamos a cabo la búsqueda de dichos conceptos en el navegador de Google Imágenes, tomando muestras transversales y representativas en diferentes idiomas. Los resultados se traducen en una globalización mayoritaria de los significados (87%), así como en la perpetuación de roles y estereotipos de clase, raza y género. 

Partiendo de este trabajo previo, la construcción de los significados de una imagen proporciona un poder increíble, es decir, si cuando un adolescente busca en Google la palabra terrorismo solo encuentra fotos de personas de origen islámico, asimilará un concepto negativo a las personas musulmanas y, por tanto, adquirirá matices racistas o islamofóbicos. 

En consecuencia, el interés de mi investigación para el ámbito educativo es innegable. Cada vez somos más conscientes de lo que no se debe escribir en los libros de texto, pero seguimos sin percatarnos de la importancia de las imágenes mientras las editoriales siguen transmitiendo ideología a través de ellas.   

Dada mi formación y mi experiencia como diseñadora, artista visual y activista, en el presente proyecto confluyen estos tres vértices desde una perspectiva orientada a la educación.