Introducción y objetivos
15741
post-template-default,single,single-post,postid-15741,single-format-standard,bridge-core-2.4.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-22.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.3.0,vc_responsive

Introducción y objetivos

La educación en España  es igualitaria, de modo que debe velar por una plena inclusión de  niños, niñas y niñes. 

En base a la legislación vigente, los contenidos educativos han de promulgar valores que favorezcan que los niños, niñas y niñes no reproduzcan  actitudes machistas, racistas, clasistas u homófobas. 

Por otro lado, el profesorado constituye un agente fundamental que debe potenciar el pensamiento y la actitud crítica, tanto desde la reflexión como desde la práctica. 

No obstante, la realidad educativa se aleja significativamente de estas premisas sustentadas por la ley, pues la cultura que se enseña y se aprende en las escuelas permanece bajo el bastión del androcentrismo. 

A menudo seguimos escuchando: “pero, ¿por qué?, la educación ya es igualitaria, ya van a las mismas escuelas, las chicas tienen mejores notas…”. Se trata de comentarios bien intencionados, pero poco informados, ya que nosotros y nosotras sabemos que la educación en nuestro país, como en casi todos los demás, sigue siendo sesgada, pensada para los chicos, portadora y transmisora de unos géneros estereotipados que perpetúan y naturalizan diferencias y desigualdades entre hombres y mujeres. 

Siguiendo a Subirats, M. (1994) en el prólogo del libro Género y Coeducación de Carmen Herrero de Pedro, nos indica; hablar en masculino es “lo normal” para designar un grupo mixto; del mismo modo, citar solo o casi exclusivamente a los hombres en los libros de ciencia, de filosofía o de literatura e, incluso, de idiomas extranjeros se contempla como algo indiscutible, puesto que, según la creencia al uso, “las mujeres no hicieron nada más que ocuparse de la casa y de la familia”. Eliminar de la educación cualquier conocimiento que se considera propio de las mujeres, olvidar los juegos de las niñas, valorar siempre los hechos, las necesidades y los logros masculinos: esto y mucho más es lo que ha ocurrido y sigue ocurriendo en escuelas e institutos y, por supuesto, en las universidades. Todo “normal” .Heredero C. (2019) (p.11)

La discriminación se manifiesta en múltiples aspectos, tanto a nivel político, laboral y educativo como en otros muchos estratos. El mundo que conocemos está dividido en grupos dominantes y grupos dominados; estos grupos dominantes se han creído a sí mismos con derechos legítimos sobre otros y otras, a quienes excluyen, humillan o desvalorizan apoyándose en discursos elaborados desde una  visión unilateral respaldada por teorías trasnochadas y biologicistas o por construcciones culturales, creando, de esta manera, sociedades que forman individuos que apuntalan la discriminación como base de estas. 

El preámbulo de la actual ley educativa dedica un capítulo a la finalidad de la propia educación y a los elementos centrales del sistema educativo. Así, se destacan las condiciones de equidad, las garantías de calidad de cara a preservar la igualdad de oportunidades y las responsabilidades de la comunidad educativa, las familias, las administraciones, las instituciones y, por supuesto, la sociedad, cuya importancia reside en su papel como gran elemento educador.  

Señalando su relevancia en este preámbulo, se desarrollan los valores que resulta necesario transmitir en el currículo educativo: la libertad personal, la responsabilidad, una conciencia democrática ciudadana, la solidaridad, la tolerancia, la igualdad entre todas las personas, el respeto y el concepto de justicia. 

Además, entre los principales objetivos de la educación se sitúan el desarrollo de las capacidades del alumnado en cuestiones como el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, la igualdad efectiva dual entre hombres y mujeres, así como la enseñanza para el reconocimiento y respeto de las diversidades afectivo-sexuales, de modo que este alumnado mantenga una actitud crítica y sepa responder con firmeza ante las desigualdades y los comportamientos sexistas recogidos en la Ley de Orgánica 1/2004, de medidas de protección integral contra la violencia de género. 

Esto es lo que dicta la ley, pero ¿realmente en los centros educativos se busca una  educación plural, diversa e inclusiva?, ¿son los materiales educativos los más adecuados para ello?, ¿está el equipo del profesorado preparado para trabajar en y con la coeducación? 

Objetivos 

Se plantea como pregunta inicial la siguiente cuestión: ¿son las imágenes de los materiales educativos como, por ejemplo, los libros de texto elementos que favorecen y apuntalan discursos androcentristas y heteronormativos? 

En este sentido, se establece como objetivo principal de esta investigación analizar las connotaciones subjetivas que contienen de forma intencionada las imágenes usadas en los libros de texto que se utilizan en el sistema educativo español.

Asimismo, se establece como objetivo específico 1, valorar la relación entre las imágenes usadas para ilustrar los libros de 1º de la ESO y la reproducción de roles y estereotipos androcentristas.

Como objetivo específico 2, se plantea visualizar y analizar los materiales educativos desde una perspectiva de género para elaborar un mapa sobre el tipo de valores que se inculcan a niños, niñas y niñes.

Como objetivo específico 3, se realizará una analogía entre el trabajo realizado por parte de numerosos y numerosas artistas contemporáneas – que, desde discursos periféricos y arti activistas, exponen y cuestionan la imagen como un arma para construir identidades hegemónicas y androcentristas, que denuncien los mismos discursos que las imágenes de los libros analizados normalizan 

Finalmente, como objetivo específico 4, se propone realizar prácticas educativas y artísticas que ejemplifica las primeras fases del trabajo y de la que se deriven conclusiones sobre este.  

El objetivo 3 y 4 se vincularán ya que para la práctica se mostrarán referentes que cuestionen lo indicado en los objetivos 1 y 2, dichos referentes serán usados en la práctica para contextualizar lo planteado en ella y para poner de manifiesto cómo el tejido artístico  aborda estas cuestiones y como las trabaja. 

BIBLIOGRAFÍA

  • Aliaga J.& Bassas A. & Fernandez O. & De Haro N. & Mayayo P. & Peréz A. & Preciado P.& Tejeda I. &  De la Villa R. . (2013). Genealogías feministas en el arte español:1960-2010 . Madrid: This Side Up .
  • Barffusón R. & Revilla J. &  Carrillo C. (2010). Aportes feministas a la educación. Enseñanza e Investigación en Psicología, 15 (2), 357-376. Septiembre 8, 2020. ISSN: 0185-1594. Disponible en:   https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=292/292159800
  • De la Vieja, M. T. L. & De la Vieja, M. T. L. (2018). La mitad del mundo. Ética y crítica feminista. Madrid, España, Ediciones Universidad de Salamanca.
  • Díaz Á. (2006). La educación en valores: Avatares del currículum formal, oculto y los temas transversales. Revista electrónica de investigación educativa, 8(1), 1-15. Septiembre 8, 2020, http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1607-40412006000100001&lng=es&tlng=es.
  • Diz T. (agosto 2005). Aportes y críticas del feminismo a la semiología. En XIII CONGRESO NACIONAL de FILOSOFÍA, AFRA. AFRA, ROSARIO. Disponible en: https://www.aacademica.org/tania.diz/42 
  • Eguizabal, R., (2009). Industrias de la conciencia (Ed. rev.). Barcelona, Península.
  • Fraisse G. (1989). Musa de la Razón. Madrid : Cátedra .
  • Gómez Cruz, E. (2012). De la cultura Kodak a la imagen en la red. Una etimología sobre fotografía digital (junio 2012 ed., Vol. 1). Barcelona, España, Editorial UOC.
  • Heredero C. (2019). Género y coeducación. Madrid, CC. OO. enseñanza.
  • Ley 17/2015, de 21 de julio, de Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres. Comunidad Autónoma de Cataluña, DOGC núm. 6919, de 23 de julio de 2015, BOE núm. 215, de 8 de septiembre de 2015. Referencia: BOE-A-2015-9676
  • Lomillos M. (2019). Repensar la ontología de los fotográfico de Bazín sin el dictamen del índice . Revista de la Asociación Argentina de Estudios de Cine y Audiovisual , 20, 186-211.
  • López A. (2015). Tesis doctoral las mujeres que nos faltan, Análisis de la ausencia de las mujeres en los manuales escolares. septiembre 7, 2020, de Universitat de valéncia Sitio web: https://core.ac.uk/reader/71052960
  • Martínez F. & Amador L. (2010). Educación y desarrollo socio económico . Contextos educativos , 13, 83-97.
  • Monsalve L.& Pardo M. & Vidal Esteve, M. (2019). Pedagogía y cambios culturales en el siglo XXI. Repensando la educación. Barcelona, España, Ed. Octaedro.
  • Mulvey L. Placer visual y cine narrativo. Valencia: Centro de Semiótica y Teoría del Espectáculo. Documentos de Trabajo Eutopías 2ª época, 1988, 22 págs. (ISBN 84-89055-59-9). Versión castellana de Santos Zunzunegu
  • Querol A.. (2011). El papel de las mujeres en el origen de la humanidad . Septiembre 6, 2020, de Temas para debate Sitio web: https://webs.ucm.es/info/arqueoweb/pdf/7-1/querol.pdf
  • Rizvi, F. & Lingard, B. (2013). Políticas educativas en un mundo globalizado. Madrid, Morata.
  • Tiana A. (2009). ¿Puede ser el informe PISA un referente válido para valorar la equidad e igualdad de la educación en España?. En M.A. Santos (Ed.), Políticas educativas y compromiso social. El progreso de la equidad y la calidad. Barcelona, Octaedro, pp. 41-58.
  • Torres, J. (1998). El curriculum oculto (6ª ed.). Madrid, España, Morata.
  • Vega E. . (2018). A contrapelo. Las mujeres en los monumentos públicos de A Coruña. Septiembre 5, 2020, de Chan da Pólvora Editora Sitio web: https://elovega.net/a-contrapelo-as-mulleres-nos-monumentos-publico-da-coruna/
  • Wulf, C. (s.f.). Aprender por Mímesis. Recuperado 15 abril 2020 de http://www.mondialisations.org/php/public/art.php?id=13539&lan=ES