Identificar es el primer paso. Biblioteca María Zambrano, 26 de sept., Madrid
15774
post-template-default,single,single-post,postid-15774,single-format-standard,bridge-core-2.4.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-22.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.3.0,vc_responsive

Identificar es el primer paso. Biblioteca María Zambrano, 26 de sept., Madrid

El día 26 de septiembre se propone realizar una acción en la biblioteca pública Municipal Maria Zambrano  situada en la plaza Donoso nº 5, perteneciente al barrio Almenara, a las 12 de la mañana.

En dicha acción se analizarán, siguiendo el modelo propuesto de análisis (descargable abajo), los distintos materiales educativos de dicha biblioteca. La finalidad es visibilizar qué es lo que están consumiendo los niños, las niñas, y los niñes en los espacios educativos.

El interés de este proceso radica en poder llegar a deducir cuáles son nuestras influencias cuando nos representamos, ¿somos libres o reproducimos? 

Cuando un niño, niña o niñe se fotografía, manifiesta influencias de lo que ve, por lo tanto, no podemos olvidar nuestro objeto de estudio, los libros de texto. Si un adolescente observa, mientras estudia qué es la economía, que esta cuestión se ilustra con cuatro hombres de raza blanca y de edades comprendidas entre los 40 y los 60, llegará a la conclusión de que esa imagen es una representación y no solo una ilustración. Del mismo modo, si observa que los niños salen siempre en los brazos de las mujeres y los hombres cazando, pescando o en situaciones de trabajo, asimilará que existe un reparto de funciones según el cual los cuidados se adscriben a las mujeres y conseguir alimento, a los hombres. Si solo ve grupos familiares formados por la dualidad, interiorizará que los modelos de familia tienen a un hombre y a una mujer como integrantes. 

Tomando como referente a Adrian Piper y sus tarjetas rojas, creamos una  octavilla como espacio de reflexión y apelación al otro, se propone que los, las y les participantes realicen una acción performativa en las bibliotecas públicas, en las bibliotecas de los colegios y en las bibliotecas de las facultades de Educación. 

En dichos espacios hay libros de texto y, apropiándonos todes de la conceptualización de Piper, se propone cubrir una octavilla, previamente diseñada y facilitada a modo descarga, donde las personas interesadas en participar de esta acción reflejen distintos datos como cuántas imágenes contiene ese libro y qué nos cuentan; para ello, se seguirá el modelo de tablas propuesto en el análisis cuantitativo del presente estudio. Posteriormente, se  dejará  la octavilla dentro con el objetivo  de  que la siguiente persona que coja ese libro reflexione sobre lo que en ese manual educativo se está trasladando al alumnado.